Friday

Ley universal

Todo se olvida
y el mundo sigue girando
y lo que antes crecía, ya no va más.
Ya no recuerdo tu voz
ni la forma en que decías mi nombre.
Todo se ha ido.
                        Incluso yo empiezo a irme de mí.

Thursday

Last confession

Te extraño,
como a todo aquello que nunca tuve
y que he perdido.

Monday

Puerta cerrada



Y en este silencio
una niña te llora perdida.
Por todo lo no dicho,
por esas palabras que aún quitan sonrisas,
por esa forma de arruinar la alegría naciente,
por esa extraña manía de amar lo imposible,
 una niña perdida te llora.

Sunday

He aquí

Debajo de cada una de estas lágrimas
hay una mujer:
rota y confundida,
triste y asustada,
llena de cicatrices y orfandades,
pero viva, una mujer.

Saturday

Me retiro del juego

Te sacaré de cuajo
como quien saca la hierba salvaje
y abandonaré la grieta de tu nombre
para vivirme.


Ilusión niña

                                               

                                                                                          Para el que no está

Fue como un espejo roto
aquí en el alma
y ya no oí tu voz, ni mi risa,
ni vi mis manos que aguardaban.
Solo quedaron pedazos como cenizas,
palabras que sacudir de los ojos,
y una niña llorando huerfanías.

Wednesday

Todo o nada



Para el que sabe

Sé que no vendrás,
sé también que dijiste no extrañarme,
sé también que probablemente no piensas en mí.
Sé que de insegura pensé mal
y que ante el menor indicio de sufrir
opté por la retirada. 
Debe ser que no te conozco
y te conozco,
y esa ambivalencia juega malas pasadas.
Solo quiero decirte que lo lamento. 
Que cada vez que entro en la cocina
veo las mermeladas que te había comprado. 
Voy al salón y veo las velas que pensé encender cuando vinieras,
metáfora de mi sonrisa iluminada en tu presencia.
Entro en el dormitorio y veo los aceites
con los que imaginé conquistar tu piel.
Y peor que todo eso 
es saber que no vendrás, 
pero necesitaba decirte 
que me hubiese encantado mirarte a los ojos
y besar tu alma. 



Monday

Manuscrito para lidiar con tu sombra


No me dueles tú,
sino el beso aterido que no quiere morir.

Manifiesto de la bruja odiosa

    
                                       



                                                  Dedicado
       
Soy esa mujer que te esperaba
pese a las palabras odiosas
que dijiste como dagas.
Querías que perdiera el sentido común,
que rompiera el mundo epifánico
donde la belleza y la poesía me habitan.
Pero quien no entiende mi arte,
tampoco entenderá mi alma.
Quien no cuida las palabras que me dice,
tampoco se encargará de cobijar mi alma.






Friday

Sentencia



Qué dirá el alma bella
atraída a tu abismo con un anzuelo.
Demasiada poesía para tus ojos,
para tu visión práctica de la hoja de la vida.
Se romperá el espíritu del insomnio
con las manos gastadas de tanto evocarte entre las sábanas.
No entenderás la lejanía,
dirás que fue su sensibilidad hiperbólica,
o la fragilidad empática de quien se sabe niña.
Pero un día cercano,
extrañarás la inocencia de su boca,
la ternura de sus sueños
y el humanismo idealizado.
Y entonces tu ego aceptará
que hubo un pequeño par de alas
creciendo despacito y profundo
en la tierra pedregosa de tu alma.