Monday

Hoy, una vez más


Libros como compañeros
para dejar de esperarte.
Si otros ojos me invitan,
solo veo los tuyos.
Y en cada caricia
un desgarro del alma
 susurra tu nombre
como el viento que conduce estas flores que caen.
Será que nunca entendiste mis ojos de niña solitaria.
Será que no te bastaron los sueños de libélula enamorada.
Y se vuelve tarde sobre lo que uno ama,
más tarde aún para enterrar a los muertos.
Solo tengo libros como testigos
de cuánto he llorado tu partida.
Hoy amanecí, una vez más, pensando en ti.
Afuera una libélula deja caer sus alas.

No comments: