Wednesday

Y te vas



Y te vas.
Siempre es lo mismo.
Anidas en mis plumas
y luego te vas
estrellándome en silencio
y luego vuelves,
enciendes mis ojos con tu palabra-
esa enemiga ambigua que nunca dice lo que es-
y te vas,
mientras dejas un desgarro
que no conoce de tiempos, sonrisas ni otros labios.
Siempre fue lo mismo.
Pero esta vez, ya no quedaron plumas, ni estrellas ni ojos ni palabra.

3 comments:

Anonymous said...

No me voy, siempre estoy atento, pero eso de nada te sirve.

Anonymous said...

Tus palabras me confunden profundamente porque no logro entender que hay en mí que pueda resultar tan valioso.

Paulina Lorca K. said...

¿Por qué alguien no podría amarte? Para eso, nadie, yo tampoco, seríamos dignos de amor...
El tema es que uno nunca ve quién es realmente, uno solo ve su sombra.
¿Por qué habría de sorprenderte?