Thursday

De seguro sería más feliz




Si el oráculo diera alguna certeza

de tu regreso

Pero aquí solo se escucha el silencio

y los pasos en la lluvia

de alguien que ya me olvidó...



Invisible




Hay días sin rumbo

en que parezco vagar por las calles

pensando en que alguna voz lejana

logrará reconocerme

Hay días

en que el alma se esconde

con su jaula a cuestas

donde reside la melancolía

Hay días

en que Dios se aleja

y el cielo va cayendo despacito

Wednesday

Hubo una que enterrar



Hay una que no aprende

de tanto silencio roto

del polvo en las alas

y el largo tiempo de espera

Hay una que no aprende

de su estupidez

de su ingenuidad

o quizás de su esperanza

Hay una que no aprende

de tanta estrella caída

Hay una que no aprende

de los caminos truncados

Hay una que no sabe

que no tiene nada que entregar

Solo el miedo



Y ahora

qué se hace con la esperanza

con todo lo que no te dije

y este silencio que inunda cada grieta

Y ahora

dónde vuelvo los pasos

los ojos

las manos

si solo el miedo se acuerda de mí...

El otro lado del espejo



La gente se cansa

de las mismas frases de buena crianza

La gente se cansa

de llevar piedras y no zapatos

La gente se cansa

de los besos falsos

La gente se cansa

del engaño

La gente se cansa

de tanto amor mutilado

La gente se cansa

Y a veces entiende

la seducción del otro lado del espejo

Fractura



Había una que no quería
ser
amar

confiar

sentir



Había una que no quería
tanta felicidad entre las manos

porque siempre el viento celoso
viene a derribar su camino

Había una que no quería
estrellas

porque el espejo se fractura

y ya el alma no soporta más dolor

Tuesday

De tanta grieta



A veces duele la alegría.
Y sin embargo, te busco

con las manos rotas
el alma asustada
y los ojos cansados
pero anhelando volver a creer.

Te busco

pese a las noches solitarias

las flores que nunca llegaron

y las palabras que nadie pronunció.
Te busco,

por esa alegría que vas anidando en mí.
Y qué más dan las grietas, el silencio, los sueños rotos,
si son un símbolo de que viví.
A veces la alegría duele,
porque queremos que nunca más deje de existir.